Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

¿Es aconsejable ir cambiando la dieta?

» » ¿Es aconsejable ir cambiando la dieta?

Con el inicio de un nuevo año es muy común que las personas se planteen nuevos retos y entre ellos suelen haber los relacionados con la salud, el ejercicio y como no la dieta para perder peso que nos ayude a ir preparando la operación bikini que ya en breve volverá a oírse por todos lados y a todas horas. Pues bien, en este artículo vamos a fijarnos en uno de estos objetivos o propuestas para un nuevo año y que hace que muchas personas que ya estaban siguiendo un tipo de dieta o un régimen concreto, modifiquen el mismo en busca de otro del cual acaban de oír, les han contado, etc.

Cambiar de dieta no siempre es bueno

En primer lugar hemos de ser conscientes de una cosa y es que no todas las dietas funcionan, de esos seguro que muchos ya sóis conscientes tras algunos intentos fallidos, y ello hace que tengamos que ser muy cuidadosos a la hora de decidir dejar algo que nos está funcionando aunque sea en una medida reducida. Nuestro cuerpo se adapta a una tipología de dieta pasado un cierto tiempo, se acostumbra a que va a ingerir un cierto tipo de alimentos, una cierta cantidad, que estará unos tiempos medios sin comer, etc., cuando de golpe queremos modificar todo ello estaremos reiniciando un sistema en parte ya interiorizado y ello va a suponer un esfuerzo generalizado por volver a aceptar esas nuevas rutinas. A su vez también debemos tener presente que los prescriptores de una dieta nunca pueden ser amigos o internet, de modo que si venimos de seguir una dieta que nos ha propuesto un dietista esta ha de prevalecer sobre las que puedan llegar a posteriori por otros canales.

La importancia del prescriptor

Son muchas las fuentes de información donde podemos encontrar dietas de todo tipo y en principio para todo tipo de personas o incluso específicas para un perfil como el nuestro, no obstante no todas son de fiar.

Internet: ha demostrado ser una fuente inagotable de opciones y de dietas de todos los tipos, incluso podemos llegar a encontrar la misma dieta con diferentes versiones, cada una adaptada a la idea que el propietario del blog en cuestión o su redactor considere. En este tipo de fuente rara vez encontraremos tras el artículo un auténtico profesional de la dietetica, de modo que de poco o nada nos servirá en realidad seguir estos consejos, más que para cosneguir una frustración ante la falta de resultados.

Boca / oreja: la forma más popular de conocer una dieta hace unos años era a través del conocimiento de la misma por la explicación de otra persona. Este canal de nuevo deja mucho que desear ya que aunque puede ser que en el origen de la cadena existiera un dietista, este la generó en base a unas necesidades concretas y un perfil determinado de persona, de modo que eso más las variaciones que los interlocutores puedan realizar a la misma hacen de este canal algo poco recomendable.

Profesionales: aquí si estamos ante una dieta que no debemos dejar, la realizada por los dietistas. Estos conocedores de nuestro cuerpo y en base a la definición de nuestros objetivos crean una estrategia a seguir que en base a voluntad y constancia no permitirán alcanzar objetivos.

De modo que hemos de recordar que si nuestro prescriptor es un dietista nuestra dieta no tiene porque cambiar este año, únicamente hemos de seguir siendo constantes en nuestro proceso.